lunes, 7 de febrero de 2011

Focaccia de tomates secos y romero

Esta receta la saqué de un libro de cocina italiana, es sencilla, relativamente rápida y queda muy buena!  La dedico a mi bisabuela, quien hacía el pan cada semana y lo guardaba en la bolsa de ropa que he usado para mi focaccia.





















Ingredientes para una focaccia

300 gr de harina
200 cl de agua
½ cubito de levadura fresca
Una pizca de azúcar
Sal fina
Sal Maldon
Una docena de tomates secos, conservados en aceite
Dos cucharadas soperas de romero seco










En un bol ponemos los 300 gr de harina y espolvoreamos una pizca de sal (la primera vez que la hice no le puse sal y me quedó un poco sosa). En un cuenco pequeño ponemos una cucharada de agua tibia y disolvemos la levadura, una vez disuelta le añadimos una pizca de azúcar y una cucharada de harina tamizada, lo removemos bien y lo dejamos reposar entre 10 y 15 minutos. Pasado ese tiempo veréis que la mezcla tendrá un aspecto esponjoso y habrá subido, ya la podremos mezclar con la harina.

Añadiremos la mezcla a la harina y lo mezclaremos bien, poco a poco iremos añadiendo agua e iremos amasando hasta que obtengamos una masa lisa, y que no se pegue en las manos (yo nunca le acabo de poner toda el agua indicada).

Cuando tengamos la masa lista le añadiremos el romero picadito (dejaremos una pizca para decorar por encima de la masa) y los tomates también picados, que previamente los escurriremos y les quitaremos el aceite con un papel de cocina. Los mezclaremos bien con la masa.

Extenderemos la masa en una placa de horno sobre un papel antiadherente (si no tenéis papel  la extendéis directamente en la placa con un poquito de aceite), y la dejaremos reposar unos 30 minutos. Yo la tapo y la dejo dentro del horno, es importante que mientras repose esté en un lugar cálido y sin corrientes.

Pasados los 30 minutos, veréis que la masa ha doblado su tamaño y su textura es esponjosa, le haremos hoyos con los dedos y le espolvorearemos romero, sal Maldon y un chorrito de aceite por encima. Y al horno!

Hornearemos durante 20-30 minutos a 180 º. Nuestro horno es eléctrico y muy viejo por lo que cada vez  me queda distinta, la voy vigilando y lo hago un poco a ojo.
Importante! Cuando la saquéis del horno dejarla encima de una rejilla para que se enfríe sin que se ponga blanda

Me encanta comerla con queso y mostaza, con un poco de jamón, o para mojar en salsa de tomate. Cualquier opción es buena!
Noe

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada