martes, 11 de enero de 2011

Tallarines de pasta de lasaña con calabaza al horno y cebolla caramelizada

















Ingredientes
1 placa de lasaña fresca ó 2-3 laminas de lasaña seca por persona
¼ de calabaza (250g aprox.)
Parmesano rallado
Un brik de crema de leche

Para la cebolla caramelizada
4 cebollas
Azúcar
Aceite
Medio vaso de vino tinto

Pelamos y limpiamos la calabaza y la colocamos en el horno con un chorro de aceite durante 20 min. a unos 200º.

Para prepara la cebolla caramelizada, cortar la cebolla con la mandolina lo más fino posible.
En una sartén freímos la cebolla a fuego lento removiendo cada 5 minutos para que nos se pegue. Pasado unos 10 minutos introducir el vino tinto (se puede sustituir por brandy). Pasados unos 15-20 minutos más introducir las 2 cucharadas de azúcar moreno y remover hasta que se deshaga el azúcar. Diez minutos más tarde la cebolla ya estará hecha, aunque a mí me gusta prolongar la cocción unos 30-45 min más hasta que coja una textura de cabello de ángel (ir con mucho cuidado de que no se queme, si se seca poner un chorro de agua).
El dulzor de la cebolla caramelizada no solo dependerá de la cantidad de azúcar sino también del tiempo que lo tengamos cociendo, cuanto más lo tengamos al fuego mas se intensificará su sabor.   

Sacamos la calabaza del horno y machacamos con un tenedor, añadimos 4-5 cucharadas de cebolla caramelizada, un chorro de crema de leche y corregimos de sal. Removemos todo a fuego lento  hasta que quede una salsa homogénea. Jugar con la cantidad de cebolla caramelizada y crema de leche para encontrar el grado de dulzor que mas os guste.

Hidratar las placas de lasaña según especifique el fabricante y cortar en tiras de 1cm.

Como emplatar:
Servir la pasta en un plato haciendo un nido, colocar la salsa encima y espolvorear parmesano rallado.


David

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada